El Árbol de Enebro

El-Árbol-de-la-Vida-01

Fue hace mucho tiempo, unos siglos atrás, en que había un hombre rico que tenía una esposa hermosa y piadosa, y se amaban mucho. Ellos no tenían, sin embargo, ningun niño, aunque los deseaban para ellos muchísimo, y la mujer rezaba por ellos día y noche, pero de todos modos no llegaba ninguno. Ahora bien, había un patio delante de su casa en el cual había un árbol de enebro, y un día de invierno la mujer estaba de pie bajo él, pelando una manzana, y mientras pelaba la manzana se cortó su dedo, y la sangre cayó en la nieve.

-“¡Ay!,”- dijo la mujer, y suspiró profundamente, y miró la sangre ante ella, y se sintió la más infeliz, -“¡Ay, si yo tuviera siquiera un niño tan rojo como la sangre y tan blanco como la nieve!”-

Y mientras así hablaba, de pronto se sintió completamente feliz en su mente, y sintió justo como si eso iba a pasar. Entonces entró en la casa y un mes después la nieve se había ido, y a los dos meses todo era verde, y a los tres meses, todas las flores salieron de la tierra, y tras cuatro meses, todos los árboles de madera se pusieron más gruesos, y las ramas verdes quedaron todas estrechamente entrelazadas, y las aves cantaron hasta que la madera resonara y las flores se cayeron de los árboles, entonces el quinto mes pasó y ella se paró bajo el árbol de enebro, que olía tan dulcemente que su corazón saltaba, y ella cayó de rodillas y estaba fuera de sí llena de alegría, y cuando el sexto mes vino, la fruta era grande y fina, y ella llegaba allí siempre, y al séptimo mes ella intentó agarrar las enebrinas y las comió avariciosamente, entonces se puso enferma y dolorosa, y pasado el octavo mes, ella llamó a su marido, y lloró y le dijo,

-“Si muero, entonces sepúltame bajo el árbol de enebro.”-

Ella quedó completamente consolada y feliz hasta que el próximo mes hubo pasado, y tuvo a un niño tan blanco como la nieve y tan rojo como la sangre, y cuando ella lo contempló, estuvo tan encantada que ahí mismo murió.

Entonces su marido la sepultó bajo el árbol de enebro, y él comenzó a llorarla; después de algún tiempo él se tranquilizó, y aunque él todavía la lloraba, podía aguantarlo, y después de algún tiempo más largo él tomó a otra esposa. Con la segunda esposa él tuvo a una hija, pero el niño de la primera esposa seguía siendo un niño tan rojo como la sangre y tan blanco como la nieve.

Cuando la mujer tuvo a su hija la amó muchísimo y la llamó Marlinchen, pero al mirar al pequeño muchacho le pareció partirle el corazón, ya que un celoso pensamiento entró en su mente de que él siempre se interpondría en su camino, y ella contínuamente pensaba como podría conseguir toda la fortuna para su hija, y el Diablo llenó su mente con todo eso hasta que ella se puso completamente furiosa con el pequeño muchacho, y le daba palmadas y lo abofeteaba, y el infeliz niño estuvo en un terror continuo, ya que cuando salía de la escuela no tenía ninguna paz en ningún momento.

Un día la mujer había ido arriba a su cuarto, y su pequeña hija subió también, y dijo,

-“Madre, dame una manzana.”-

-“Sí, hija,”- dijo la mujer, y le dio una manzana fina de un baúl.

Pero nadie sabía que el baúl tenía una gran especial cualidad: cualquier cosa que cayera completamente dentro de él, y al cerrarlo, se transformaba en un puñado de manzanas finas.

-“¿Madre,”- dijo la pequeña hija, -“no podría mi hermano tener una también?”-

Esto hizo enojar a la mujer, quien dijo,

-“Sí, cuando regrese de la escuela.”-

Y cuando ella vio por la ventana que él ya venía, fue exactamente como si el Diablo hubiera entrado dentro de ella, y arrebató a su hija la manzana y dijo,

-“No vas a tener ninguna antes que tu hermano. Ve a la cocina y pon a calentar agua”-

Entonces ella lanzó la manzana al baúl, y lo cerró. En eso el muchacho llegó a la puerta, y el Diablo la hizo decir amablemente,

-“Hijo, ¿Quieres manzana?”- y ella lo miró terriblemente.

-“¡Madre”-, dijo el muchacho, “que terriblemente me mira usted! Sí, déme una manzana.”-

Entonces pareció como si ella fuera obligada a decirle,

-“Ven conmigo,”- y abrió la tapa del baúl y dijo,

-“Saca una manzana para ti.”-

y mientras el pequeño muchacho se inclinaba hacia adentro, el Diablo la hizo empujarlo completamente, y ¡pum! cerró la tapa, y el baúl se llenó de exquisitas manzanas con su piel roja como la sangre y con su pulpa blanca como la nieve. Entonces ella reaccionó y quedó abrumada con el terror, y pensó,

-“Debo buscar una excusa para esto.”-

Entonces bajó a la cocina y le dijo a Marlinchen:

-“Tráeme una bolsa de manzanas. Voy a hacer un pastel.”-

Ella subió y tomó las manzanas, pero no vio a su hermano y lo buscó pero no lo encontró por ningún lado. Entonces le preguntó a su madre sobre él, y le contestó,

-“El muy estúpido se agachó tanto dentro del baúl, que cayó completamente y al cerrarse la tapa, quedó convertido en manzanas.”-

La niña, que en realidad lo amaba, se conmovió muchísimo y lloró y lloró amargamente.

Y la madre tomó las manzanas y junto con un poco de harina y miel, hizo un grande y dulce pastel de manzanas.

Entonces el padre regresó a casa, y se sentó a cenar y dijo,

-“¿Pero dónde está mi hijo?”

Y la madre le sirvió un gran plato del pastel de manzanas, y Marlinchen lloró y lloró y no podía acabar. Entonces el padre otra vez dijo,

-“¿Pero dónde está mi hijo?”-

-“Ah,”- dijo la madre, -“él se ha ido a través del país donde su tioabuelo materno; él se quedará allí un tiempo.”-

-“¿Y qué va a hacer él allá? Ni siquiera me dijo hasta luego.”-

-“Él quiso ir, y me preguntó si podría quedarse seis semanas, él será bien cuidado allá.”-

-“Ah,”- dijo el hombre, -“me siento tan infeliz, no sea que todos no debieran tener razón. Él debería haberme dicho hasta luego.”-

Con eso él comenzó a comer y dijo,

-“Marlinchen, ¿por qué estás llorando? Tu hermano volverá seguramente.”-

Entonces él dijo,

-“Oh, esposa, que delicioso es este pastel, dame un poco más.”-

Y cuanto más comía, más apetecía, y entonces dijo,

-“Dame más, ustedes no tendrán ninguna pieza. Siento como si todo tiene que ser mío.”

Y él comió y comió y lanzaba las migajas bajo la mesa, hasta que terminó con todo. Pero Marlinchen se marchó a su tocador, y tomó su mejor pañuelo de seda del ajuar, y recogió todas las migajas que estaban debajo de la mesa, y las amarró en su pañuelo de seda, y las llevó fuera de la puerta bajo el árbol de enebro, sollozando con lágrimas de sangre. Entonces el árbol de enebro comenzó a moverse, y las ramas se separaban y se juntaban, justo como si alguien estuviera alegre aplaudiendo con sus manos.

Al mismo tiempo una niebla pareció provenir del árbol, y en el centro de esta niebla había como un fuego que rodeó al pañuelo con las migajas, y una ave hermosa salió del fuego cantando magníficamente, y voló alto en el aire, y cuando ya se había ido, el árbol de enebro quedó como había estado antes, y el pañuelo con las migajas ya no estaba allí. Marlinchen, sin embargo, se sintió alegre y feliz como si su hermano estuviera todavía vivo. Y entró alegremente en la casa, y se sentó a la mesa y comió tranquila.

Pero el ave que se fue volando se posó en el techo de la casa de un orfebre, y comenzó a cantar,

-“Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

El orfebre estaba sentado en su taller haciendo una cadena de oro, cuando él oyó al ave que estaba sentada y cantando en su azotea, le pareció muy hermosa la canción. Él se levantó, pero cuando avanzó perdió una de sus zapatillas. Sin embargo siguió derecho hacia el centro de la calle con un zapato y un calcetín; él tenía su delantal puesto, y en una mano tenía la cadena de oro y en la otra las tenazas, y el sol brillaba esplendorosamente en la calle.

Entonces él fue directamente hacia el ave, y se estuvo quieto, y dijo al ave,

-“¡Ave, qué maravillosamente cantas! ¡Cántame esa pieza otra vez. ¡”-

-“No,”- dijo el ave, -“¡no la cantaré dos veces por nada a cambio! Dame la cadena de oro, y luego la cantaré otra vez para ti.”-

-“Ahí la tienes”-, dijo que el orfebre, “ahí está la cadena de oro para ti, ahora cántame aquella canción otra vez.”-

Entonces el ave vino y tomó la cadena de oro en su garra derecha, y fue y se sentó delante del orfebre, y cantó,

-“Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

Entonces el ave se fue volando a donde un zapatero, se posó en su azotea y cantó,
-“Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

El zapatero oyó aquello y corrió afuera en mangas de camisa, y alzó la vista hacia su azotea, y se vio obligado a sostener su mano ante sus ojos no sea que el sol pudiera cegarlo.

-“¡Ave”-, dijo él, “qué maravillosamente cantas tú!”

Entonces él llamó desde su puerta a su esposa,

-“Esposa, sólo ven afuera, hay un ave, mira a aquella ave, simplemente canta precioso.”

También llamó a su hija y demás niños, y aprendices, muchachos y muchachas, y todos ellos vinieron calle arriba a mirar al ave y ver lo hermoso que era, y que finas plumas rojas y verdes tenía, y su cuello era como oro verdadero, y como los ojos en su cabeza brillaban como estrellas.

-“Ave”-, dijo el zapatero, -“ahora cántame aquella canción otra vez.”-

-“No,”- dijo la ave, -“no canto dos veces por nada a cambio; debes de darme algo.”-

-“Esposa”-, dijo el hombre, -“ve al desván, sobre el anaquel superior hay un par de zapatos rojos, tráelos.”

Entonces la esposa fue y trajo los zapatos.
-“Ahí tienes, ave,”- dijo el hombre, -“ahora cántame esa pieza otra vez.”- Entonces el ave vino y tomó los zapatos en su garra izquierda, y voló a la azotea, y cantó,

-“Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

Y cuando hubo cantado todo se fue volando. En su garra derecha tenía la cadena y los zapatos en su izquierda, y entonces voló hacia un molino, y el molino sonaba,

-“klipp klapp, klipp klapp, klipp klapp,”-

y en el molino estaban sentados veinte hombres del molinero que tallaban una piedra, y cortaban, y se oía,

-“hick hack, hick hack, hick hack,”-

y el molino seguía con su

-“klipp klapp, klipp klapp, klipp klapp.”-

Entonces el ave fue y se sentó en un limero agrio que estaba plantado delante del molino, y cantó,

– “Mi madre me transformó,”-

Entonces uno de los hombres paró su trabajo.

-“Mi padre me comió,”-

Y ahora dos más dejaron su trabajo para oír aquello.

-“Mi hermana, la pequeña Marlinchen,”-

Entonces cuatro más pararon

-“Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,”-

Ahora sólo ocho trabajaban,

-“Las puso bajo el árbol de enebro,”-

y ahora sólo laboran cuatro,

-“¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo!”-

entonces el que quedaba paró y oyó las últimas palabras.

-“¡Ave”-, dijo él, -“qué maravillosamente cantas! Permíteme también oírlo todo. Canta eso una vez más para mí.”-

-“No,”- dijo el ave, -“no cantaré dos veces por nada a cambio. Déme la piedra de molino, y luego lo cantaré otra vez.”-

-“Sí,”- dijo él, -“si sólo me perteneciera a mí, la tendrías.”

-“Sí,”- dijeron los demás, -“si él canta otra vez la tendrá.”-

Entonces el ave bajó, y los veinte molineros con una viga levantaron la piedra. Y el ave pasó su cuello por el agujero, y se puso la piedra como si fuera un collar, y voló al árbol otra vez, y cantó,

-“Mi madre me transformó,
Mi padre me comió,
Mi hermana, la pequeña Marlinchen,
Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

Y cuando hubo hecho el canto, extendió sus alas, y en su garra derecha tenía la cadena, y en su izquierda los zapatos, y alrededor de su cuello la piedra de molino, y voló lejos a la casa de su padre. Alrededor de la mesa estaban sentados el padre, la madre, y Marlinchen con la cena, y el padre dijo,

-“¡Cuan sereno me siento, que feliz estoy!”-

-“Yo no,”- dijo la madre, “me siento tan incómoda, justo como si una tormenta pesada se aproximara.”

Marlinchen, sin embargo, lloraba y lloraba, y en eso llegó volando el ave, y cuando se posó en la azotea el padre dijo,

-“Ah, me siento tan realmente feliz, y el sol brilla maravillosamente afuera, siento justo como que estoy a punto de ver a algún viejo amigo otra vez.”-

-“Yo no,”- dijo la mujer, -“me siento tan preocupada, mis dientes tiemblan, y parezco tener fuego en mis venas.”-

Y ella rasgó sus ropas por la preocupación, pero Marlinchen se sentó llorando en una esquina, y sostenía su plato ante sus ojos y lloró hasta que él quedó completamente mojado. Entonces el ave se sentó en el árbol de enebro y cantó,

-“Mi madre me transformó,”-

Entonces la madre detuvo sus oídos, y cerró sus ojos, y no veía ni oía, pero había un rugido en sus oídos como la tormenta más violenta, y sus ojos ardían y brillaban como relámpagos,

-“Mi padre me comió,”-

-“¡Oh, madre,”- dice el hombre, -“es una ave hermosa! Canta tan maravillosamente, y el sol brilla tan bello, y hay un olor justo como el de la canela.”

-“Mi hermana, la pequeña Marlinchen,”-

Entonces Marlinchen puso su cabeza en sus rodillas y lloró sin cesar, pero el hombre dijo,

-“Iré afuera, debo ver al ave bien cerca.”-

-“Oh no, yo no voy,”- dijo la mujer, -“siento como si la casa entera temblara y estuviera en llamas.”-

Pero el hombre salió y miró al ave:

-“Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,
Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

En esto el ave dejó caer la cadena de oro, y cayó exactamente alrededor del cuello del hombre, y tan exactamente que le calzó maravillosamente. Entonces él entró y dijo,

-“¡Sólo miren qué ave tan fina es, y que bella cadena de oro me ha dado, y qué bello es él!” Pero la mujer estaba aterrorizada, y cayó al suelo, y su gorra se desprendió de su cabeza. Entonces el ave cantó una vez más,

-“Mi madre me transformó,”-

-“¡Estuviera yo mil pies bajo tierra para no oír esto!”- decia la mujer.

-“Mi padre me comió,”-

Entonces la mujer cayó al suelo otra vez como si estuviera muerta.

-“Mi hermana, la pequeña Marlinchen,”-

-“Ah,”- dijo Marlinchen, -“también saldré y veré si el ave me da algo,”- y salió.

-“Recogió todas mis migajas
Las ató en un pañuelo de seda,”-

Entonces él ave le lanzó los zapatos.

“Las puso bajo el árbol de enebro,
¡Kywitt, kywitt, qué ave tan hermosa soy yo! ”

Entonces ella se puso alegre y feliz, y se puso los nuevos zapatos rojos, y bailó y saltó dentro de la casa.

-“Ah”-, dijo ella, -“yo estaba tan triste cuando salí y ahora estoy tan alegre; ¡es una ave espléndida, él me ha dado un par de zapatos rojos! ¡”-

-“Bien,”- dijo la mujer, y se paró sobre sus pies y su pelo se levantó como llamas de fuego, -“¡Siento como si el mundo viene a un final! También, saldré y veré si mi corazón se siente ligero.”-

Y cuando ella salió a la puerta, ¡pun! el ave lanzó hacia abajo la piedra de molino sobre ella, y quedó toda maltratada. El padre y Marlinchen oyeron lo que había pasado, y humo, llamas, y fuego se elevaban del lugar, y cuando todo eso terminó, apareció vivo el pequeño hermano, y él tomó a su padre y a Marlinchen de la mano, recogieron y vendaron a la resquebrajada mujer, quien en adelante ya no pudo valerse por sí misma quedando totalmente arrepentida de sus actos, y padre, niño y niña quedaron felices y alegres, y entraron en la casa a la cena, y comieron serenamente. Y el baúl de las manzanas fue destruido.

Comments

dictados cortos, cuento con inicio nudo y desenlace, cuentos cortos en ingles traducidos al español, cuentos inventados largos, cuentos con inicio nudo y desenlace, cuentos cortos de 10 renglones, cuentos largos inventados