Félix María Samaniego

 

En una mañana de otoño, mientras una zorra descansaba debajo de una plantación de uvas, vio unos hermosos racimos de uvas ya maduras, delante de sus ojos. Deseosa de comer algo refrescante y distinto de lo que estaba acostumbrada, la zorra se levantó, se remangó y se puso manos a la obra para comer las uvas.

Lo que la zorra no sabía es que los racimos de uvas estaban mucho más altos de lo que ella imaginaba. Entonces, buscó un medio para alcanzarlos. Saltó, saltó, pero sus dedos no conseguían ni tocarlos.

Habían muchas uvas, pero la zorra no podía alcanzarlas. Tomó carrera y saltó otra vez, pero el salto quedó corto. Aún así, la zorra no se dio por vencida. Tomó carrera otra vez y volvió a saltar y nada. Las uvas parecían estar cada vez más altas y lejanas.

Cansada por el esfuerzo y sintiéndose imposibilitada de conseguir alcanzar las uvas, la zorra se convenció de que era inútil repetir el intento. Las uvas estaban demasiado altas y la zorra sintió una profunda frustración. Agotada y resignada, la zorra decidió renunciar a las uvas.

Cuando la zorra se disponía a regresar al bosque se dio cuenta de que un pájaro que volaba por allí, había observado toda la escena y se sintió avergonzada. Creyendo que había hecho un papel ridículo para conseguir alcanzar las uvas, la zorra se dirigió al pájaro y le dijo:

– Yo hubiera conseguido alcanzar las uvas si ellas estuvieran maduras. Me equivoqué al principio pensando que estaban maduras pero cuando me di cuenta de que estaban aún verdes, he preferido desistir de alcanzarlas. Las uvas verdes no son un buen alimento para un paladar tan refinado como el mío.

Y fue así que la zorra siguió su camino, intentando convencerse de que no fue por su falta de esfuerzo que ella no había comido aquellas riquísimas uvas. Y sí porque estaban verdes.

Nació el 12 de octubre de 1745 en Laguardia (Álava), en el seno de una familia noble.

Abandonó los estudios de Derecho en Valladolid y viajó por Francia. De regresó a España, ejerció como director del Seminario de Nobles de Vergara y participó en la Sociedad Vascongada de Amigos del País.

Escribió las Fábulas morales (1781), con el fin de instruir a sus alumnos. Constituyen una colección de 137 apólogos que toman sus temas de Esopo, Fedro, La Fontaine y John Gay.

Félix María Samaniego falleció el 11 de agosto de 1801 en Laguardia.

ZORRA FABULA - La zorra y las uvas La zorra y las uvas

En una mañana de otoño, mientras una zorra descansaba debajo de una plantación de uvas, vio unos hermosos racimos de uvas ya maduras, delante de sus ojos. Deseosa de comer algo refrescante y distinto de lo que estaba acostumbrada, la zorra se levantó, se remangó y se puso manos a la obra para comer las uvas. Lo que la zorra no sabía es que

Ver Cuento…


el ciervo y el buey - El ciervo y los bueyes El ciervo y los bueyes

Con inminente riesgo de su vida, un Ciervo se escapó de la batida, y en la quinta cercana, de repente, se metió en el establo incautamente. Dícele un Buey: “¿Ignoras, desdichado, que aquí viven los hombres? ¡Ah, cuidado! Detente, y hallarás tanto reposo como perdiz en boca de raposo”. El Ciervo respondió: “Pero, no obstante, dejadme descansar algún instante, y en la ocasión primera

Ver Cuento…


aguila gata jabalina - El águila, la gata y la jabalina El águila, la gata y la jabalina

Un Águila anidó sobre una encina. Al pie criaba cierta Jabalina, Y era un hueco del tronco corpulento De una Gata y sus crías aposento. Esta gran marrullera Sube al nido del Águila altanera, Y con fingidas lágrimas la dice: “¡Ay mísera de mí! ¡ay infeliz! Este si que es trabajo: La vecina que habita el cuarto bajo, Como tú misma ves, el día

Ver Cuento…


el leon y el raton - El león y el ratón El león y el ratón

Después de un largo día de caza, un león se echó a descansar debajo de un árbol. Cuando se estaba quedando dormido, unos ratones se atrevieron a salir de su madriguera y se pusieron a jugar a su alrededor. De pronto, el más travieso tuvo la ocurrencia de esconderse entre la melena del león, con tan mala suerte que lo despertó. Muy malhumorado por

Ver Cuento…


pastor3 1 - El zagal y las ovejas El zagal y las ovejas

Apacentando un joven su ganado, 
 gritó desde la cima de un collado: “¡Favor!, que viene el lobo, labradores”. Estos, abandonando sus labores, acuden prontamente, y hallan que es una chanza solamente. Vuelve a clamar, y temen la desgracia; segunda vez los burla. ¡Linda gracia! Pero, ¿qué sucedió la vez tercera? Que vino en realidad la hambrienta fiera. Entonces el zagal se desgañita, y

Ver Cuento…


Asno y Cochino - El asno y el cochino El asno y el cochino

Envidiando la suerte del Cochino, un Asno maldecía su destino. “Yo, decía, trabajo y como paja; él come harina, berza y no trabaja: a mí me dan de palos cada día; a él le rascan y halagan a porfía”. Así se lamentaba de su suerte; pero luego que advierte que a la pocilga alguna gente avanza en guisa de matanza, armada de cuchillo y

Ver Cuento…