fabulas largas de esopo

Usted está viendo cuentos y fabulas para niños , cuentos para ninos y / u otros artículos relacionados con su búsqueda fabulas largas de esopo. Encuentra las mejores soluciones para los cuentos que desea leer.

patito_feo El patito feo

¡Qué lindos eran los días de verano! ¡Qué agradable resultaba pasear por el campo y ver el trigo amarillo, la verde avena y las parvas de heno apilado en las llanuras! Sobre sus largas patas rojas iba la cigüeña junto a algunos flamencos, que se paraban un rato sobre cada pata. Sí, era realmente encantador estar en el campo. Bañada de sol se alzaba

Ver Cuento…


LOS DOS CAMINANTES - FÁBULAS DE ESOPO Los Dos Caminantes

Valles y colinas no vienen juntos, pero los hijos de los hombres sí, buenos y malos. De este modo un zapatero y un sastre se encontraron uno con el otro en sus viajes. El sastre era un pequeño y bien parecido tipo que siempre estaba alegre y lleno de felicidad. Él vio al zapatero venir hacia él desde el otro lado, y observó por

Ver Cuento…


187 El Erizo y el Esposo de la Liebre

Esta historia, mis queridos lectores, pareciera ser falsa, pero en realidad es verdadera, porque mi abuelo, de quien la obtuve, acostumbraba cuando la relataba, decir complacidamente: -”Tiene que ser cierta, hijo, o si no nadie te la podría contar.”- La historia es como sigue: Un domingo en la mañana, cerca de la época de la cosecha, justo cuando el trigo estaba en floración, el

Ver Cuento…


Elefante 5e Las alforjas

Dijo un día Júpiter: -Comparezcan a los pies de mi trono los seres todos que pueblan el mundo. Si en su naturaleza encuentran alguna falta, díganlo sin empacho: yo pondré remedio. Venid, señor Mono, hablad primero; razón tenéis para este privilegio. Ved los demás animales; comparad sus perfecciones con las vuestras: ¿estáis contento? -¿Por qué no?- respondió el mono- ¿No tengo cuatro pies, lo

Ver Cuento…


nandu01 El indiecito veloz

Hace muchos años, vivía en Argentina, un grupo de indios muy buenos y valientes. Habitaban una tierra en la provincia de Mendoza, llena de verdes pastos y montañas muy altas. Vivían en paz trabajando la tierra. Entre ellos había niño muy bonito y valiente, quien había nacido con una particularidad. Sus piecitos eran diferentes a los del resto, sólo tenía tres deditos en cada

Ver Cuento…


Img 1 Los Músicos de Bremen

Un cierto hombre tenía un burro, con el cual transportó infatigablemente los sacos de maíz al molino durante muchos años, pero la fuerza del burro ya decaía, y cada día se le hacía más difícil cumplir la tarea. Entonces el hombre comenzó a considerar que tendría que deshacerse del burro. Pero el burro, sintiendo que no soplaban buenos vientos, se escapó y tomó el

Ver Cuento…


la-bella-y-la-bestia La Bella y la Bestia

Había una vez un mercader muy rico que tenía seis hijos, tres varones y tres mujeres; y como era hombre de muchos bienes y de vasta cultura, no reparaba en gastos para educarlos y los rodeó de toda suerte de maestros. Las tres hijas eran muy hermosas; pero la más joven despertaba tanta admiración, que de pequeña todos la apodaban “la bella niña”, de

Ver Cuento…


tamborilero-g El tamborilero

Un joven tamborilero salió completamente solo una tarde hacia el campo, y llegó a un lago en cuya orilla él encontró tres piezas de lino blanco en el suelo. -”Que lino más fino,”- dijo él, y guardó una de las piezas en su bolsillo. Volvió a casa, pensando sobre lo que había encontrado, y se acostó. Cuando ya se iba a dormir, le pareció

Ver Cuento…


piel-de-asno-de-cathydelanssay Piel de Asno

Érase una vez un rey tan famoso, tan amado por su pueblo, tan respetado por todos sus vecinos, que de él podía decirse que era el más feliz de los monarcas. Su dicha se confirmaba aún más por la elección que hiciera de una princesa tan bella como virtuosa; y estos felices esposos vivían en la más perfecta unión. De su casto himeneo había

Ver Cuento…


caraya02-250x170 Carayá

En la provincia de Corrientes, más precisamente cerquita de la laguna del Ibera, vivía un indiecito muy inquieto y un poco miedoso. Le gustaba recorrer los montes, trepar a los árboles y chapotear en la laguna. Sin embargo, muchas veces Carayá se quedaba con las ganas de divertirse pues tenía temor de encontrarse con algunas fieras como el yaguareté, el gato montés o el

Ver Cuento…