minihistoria xortoa que hagan pwnsar que contenga inicio desarrollo y final

Usted está viendo cuentos de terror largos , cuentos bonitos para niños y / u otros artículos relacionados con su búsqueda minihistoria xortoa que hagan pwnsar que contenga inicio desarrollo y final. Encuentra las mejores soluciones para los cuentos que desea leer: dictados cortos, cuento con inicio nudo y desenlace, cuentos cortos en ingles traducidos al español, cuentos inventados largos, cuentos con inicio nudo y desenlace, cuentos cortos de 10 renglones, cuentos largos inventados



Inicio


Maiz La leyenda del Maíz

Los indios aztecas veneraban al dios Quetzalcóatl, que significa Serpiente Emplumada. Antes de la llegada de ese dios, los aztecas se alimentaban de raíces y animales que cazaban, pero no podían comer maíz porque estaba escondido detrás de las montañas. Los antiguos dioses habían intentado tiempo atrás separar estas altas montañas utilizando su fuerza, pero no lo consiguieron, así que los aztecas pidieron ayuda

Ver Cuento…


e-montañas Monte Simelí

Había una vez dos hermanos, uno rico y otro pobre. El rico, sin embargo, nunca ayudaba al pobre, el cual se ganaba escasamente la vida comerciando maíz, y a veces le iba tan mal que no tenía para el pan de su esposa e hijos. Una vez, cuando el pobre iba con su carreta por el bosque, miró hacia un lado, y vio una

Ver Cuento…


repunzel Rapunzel

Había una vez un hombre y su esposa que por largo tiempo esperaron en vano por un hijo. Al fin la mujer supo que Dios estaba por concederles el deseo. Esta gente tenían en su casa una ventana en la parte de atrás desde la cual se veía un espléndido jardín, lleno de las más bellas flores y hierbas. El jardín, sin embargo, estaba

Ver Cuento…


EL CARACOL Y EL ROSAL El caracol y el rosal

Alrededor del jardín había un seto de avellanos, y al otro lado del seto se extendían los campos y praderas donde pastaban las ovejas y las vacas. Pero en el centro del jardín crecía un rosal todo lleno de flores, y a su abrigo vivía un caracol que llevaba todo un mundo dentro de su caparazón, pues se llevaba a sí mismo. -¡Paciencia! -decía

Ver Cuento…


vi_151400_2642311_422717 El Huso, la Lanzadera y la Aguja

Había una vez una muchacha cuyo padre y madre murieron mientras ella era todavía una pequeña niña. Absolutamente sola, en una cabaña al final del pueblo, vivía su madrina, que se mantenía económicamente hilando, tejiendo, y cosiendo. La anciana llevó a la niña huérfana a vivir con ella, la tuvo en su trabajo, y la educó en todo lo que estaba bien. Cuando la

Ver Cuento…


el-traje-nuevo-del-emperador El traje nuevo del Emperador

Hace muchos años había un Emperador tan aficionado a los trajes nuevos que gastaba todas sus rentas en vestir con la máxima elegancia. No se interesaba por sus soldados, ni le atraía el teatro, ni le gustaba pasear en coche por el bosque, a menos que fuera para lucir sus trajes nuevos. Tenía un vestido distinto para cada hora del día, y de la

Ver Cuento…


zorro-animales-bosque-pintado-por-mariana233-9808624 La Comadre Loba y el Zorro

Una Señora loba tuvo a su pequeño hijo, e invitó al Señor Zorro para que fuera su padrino. -“Después de todo, es un pariente cercano de nosotras”- dijo ella, -“es muy entendido y con mucha astucia, así que podrá muy bien instruir a mi hijo, y ayudarlo a desarrollarse en el mundo.”- El zorro, también, se presentó aparentando mucha honestidad, y dijo: -“Mi querida

Ver Cuento…


609g Los Duendes

Un zapatero, sin que fuera su culpa, había llegado a tal pobreza que al final no le quedaba más que el cuero necesario para un par de zapatos. Así que al anochecer, hizo los cortes para los zapatos que haría a la mañana siguiente, y como tenía limpia su conciencia, se acostó tranquilamente en su cama, se encomendó a Dios, y se quedó dormido.

Ver Cuento…


el-sastrecillo-valiente El Sastrecillo Valiente

Cierta mañana de verano estaba un sastrecillo trabajando junto a su mesa a la orilla de la ventana, y se sentía con tan buen espíritu que cosía a lo que más podía. En eso pasó por allí una señora campesina anunciando en voz alta: -“¡Buenas mermeladas, deliciosas mermeladas! ¡Baratas, a muy buen precio, llévenlas!”- Eso alertó complacidamente los oídos del sastre, y asomando su

Ver Cuento…